Perdedores hermosos (parte 2)

La trágica vida de Karen Dalton estuvo marcada por las adicciones, el alcoholismo, la pérdida de sus hijos, la depresión y el sida. Todas esas sombras y tinieblas las convertía en una luz cegadora cuando interpretaba las canciones de otros.

Lo de ella claramente era la música. Necesitaba cantar e interpretar. Componía, pero nunca dejaba que casi nadie escuchase sus canciones. Hacía versiones, retorcía las canciones de otros hasta hacerlas suyas. Y ocurría la magia…

Shhhhhhh… Escucha…