WHISPER & SHIMMER

Vivimos bajo la dictadura de lo nuevo. Lo recién sacado. Lo que más brille y más fuerte suene. Nunca la música había envejecido más rápidamente que en estos tiempos. Y así estamos todos en la industria musical, con la lengua fuera, persiguiendo la novedad en una carrera sin fin. Pero en Son Canciones creemos que ha llegado el momento de parar. De mirar atrás, y ver las joyas que se han quedado detrás en esta carrera loca hacia ninguna parte. Algunas por mala suerte. Otras por simple volumen, ya que pocas veces el susurro consigue elevarse encima del griterío generalizado.

Whisper & Shimmer es una serie de re-ediciones de discos injustamente olvidados. Canciones que se quedaron atrás, pero que son demasiado poderosas para quedarse en el olvido. Les regalaremos una segunda vida. E intentaremos hacer que el mundo vea el maravilloso brillo debajo del polvo del tiempo.

COMPRA LOS DISCOS

Home and other places I’d like to visit (Extended Edition)

Me And The Horse I Rode In On

A Henry Toft nunca le gustó mucho hablar de si mismo. Dice vivir una vida felizmente aburrida que no le puede interesar a nadie. Y cuando le preguntas por su música, el danés te responde con la misma brevedad. Así que toca excavar muy profundamente en las hemerotecas para reconstruir la historia de su banda de uno Me And The Horse I Rode In On y “Home And Other Places I’d Like To Visit”, la obra maestra que sacó casi sin querer en octubre de 2008. Henry estaba en casa, tocaba la guitarra y le salían canciones. Las grabó en la misma casa de Copenhague y las juntó en un EP que colgó en Myspace. Tardó poco en juntar una pequeña legión de fans incondicionales por todo el mundo. Cuando uno de ellos le suplicó a Henry una definición de sus canciones, Henry por fin rompió su silencio: “es música para soñadores que siempre pasean con los cascos puestos, pensando que la vida podría ser mucho mejor aunque ya es bastante buena tal como es”.  
     
Ahora, exactamente 12 años más tarde, tenemos el privilegio de dar una segunda vida a “Home And Other Places I’d Like To Visit” con una edición extendida. Añadimos 3 demos tan crudos que quitan el aliento y la única canción de Navidad para la que hay sitio debajo de nuestro árbol. 

The Creature That I Call Myself

Julie Arsenault

Julie Arsenault es uno de los secretos mejor guardados de la escena independiente canadiense. La joven cantante de Toronto lleva casi 10 años susurrando sus deliciosas melodías en los oídos más gourmet. Julie escribía canciones porque no tenía otra opción. Escribió sobre sus problemas con los hombres, sobre su brutal batalla contra la depresión, sobre el aborto, sobre su familia. Pequeñas confesiones escondidas detrás de unas melodías tan dulces como los pasteles que hacía en la pastelería donde trabajaba. En 2013 un grave accidente de coche le dejó el cráneo fracturado y un jugoso talón de la compañía de seguros. Julie decidió gastarse en dinero en grabar algunas de sus canciones. Juntó sus amigos músicos en una vieja caravana reconvertida en estudio de grabación. El resultado dejó a todo el mundo sin aliento. La siempre tímida Julie se dejó convencer por sus amigos de sacarlo en un perfil de Bandcamp. Sin campañas de promoción, sin ninguna ayuda externa, sin más ambición que ser escuchada por un puñado de oyentes. Pero “The Creature That I Call Myself” rápidamente se convirtió en un éxito de culto. Una silenciosa joya a descubrir entre tanto ruido.

Seis años más tarde tenemos el privilegio de dar una segunda vida a “The Creature That I Call Myself” con una edición extendida. Con 4 canciones más recientes. Y con la misma piel de gallina de siempre.